02ff14aTodo gamer sueña con una pared completamente llena de consolas, equipos, gadgets y juegos de todo tipo. Pero, ¿cómo se llega a este punto? Primero que nada necesitarás tener gran pasión por el tema, mucha determinación y una excelente habilidad de organización para no perderte en el camino. Aquí te ofrecemos algunos consejos útiles para que eventualmente puedas armar una gigantesca librería:

  • Haz de tu hábito de compra un ritual. Establece lapsos determinados para comprar nuevos videojuegos según tus capacidades financieras, o una cantidad específica de productos al año. Pronto verás cómo tu colección crece sin mayor esfuerzo, solo debes proponerte escoger nuevas adquisiciones cada cuatro meses, o tres veces al año, por ejemplo.
  • No olvides la variedad. Aunque tus gustos sean bastante específicos, todo gamer debe expandir sus horizontes a una amplia gama de géneros. Después de todo, nunca sabes cuándo te atacarán las ganas de jugar un clásico o algo más sencillo. Además, tus invitados realmente lo apreciarán, así cada quien tiene para escoger según sus gustos o ánimos del día.
  • Incluye ejemplares de varias consolas o plataformas. Si de verdad te apasionan los videojuegos, no serías capaz de tirar a la basura tus disquetes de James Bond, los cartuchos de Atari ni mucho menos la consola. Una mejor idea es prepararles un buen exhibidor y hacerles un espacio en tu librería, ¡darán mucho de qué hablar!
  • Deshazte de los juegos “piratas”. En una colección vale muy poco aquello que no viene en su empaque original, sin mencionar que tanto la venta como la adquisición de estos productos no oficiales es totalmente ilegal. Mantén tu librería limpia y visualmente atractiva colocando solo aquello que vale la pena.
  • Haz que nada quede afuera. Nunca te avergüences de los discos de Monopolio que te regalaron en Navidad, aunque para ti puedan parecer aburridos, para otros es un clásico. Además, nunca sabes cuándo un ejemplar pueda ser realmente valioso en el futuro.