¿Adicción a los juegos? Cómo jugar moderadamente y tener un estilo de vida sano

gamergatehandstied.0.0

gamergatehandstied.0.0Lo sabemos, no es fácil despegarse de la pantalla cuando se trata de videojuegos, pero, ¿cómo hacer de este hábito un simple hobby? Muchos se han hallado sumergidos en alguna aventura sin siquiera darse cuenta de cómo llegaron a tal punto, y esto es algo que aunque suele suceder es mejor evitar. Tanto adultos como niños tienen obligaciones y responsabilidades diarias que no pueden ser abandonadas, después de todo, el mundo digital es ficticio mientras que la vida sigue por un largo tiempo.

Si sueles encontrarte en esta situación de “adicción” constantemente y sientes que cada vez quieres jugar más, no te preocupes, ¡existen soluciones! Simplemente debes tomar una decisión firme, tener mucha voluntad y seguir algunos de estos consejos:

  • Organizar tu tiempo y planificar horarios es algo que puede llegar a aburrirte cuando se trata de videojuegos, así que resérvalo para el trabajo, los estudios u otras obligaciones. Es mejor no hacer de ello un ritual y simplemente dedicarte a jugar en el momento en que te provoque una divertida sesión y sepas que tienes el tiempo necesario para finalizarla satisfactoriamente.
  • ¿Desvelado por jugar toda la noche? Esto es una muy mala señal y definitivamente afectará de forma negativa tu jornada diaria. Aunque no lo creas, el cuerpo es sabio y conoce muy bien cuando duermes a horas que no son o te falta el sueño, lo cual, por cierto, es algo que no se recupera tomando ninguna siesta. Lo mejor siempre es tratar de descansar en las noches por lo menos 6 horas, por lo que deberás aprender a parar cuando sea necesario.
  • Sé firme cuando decidas acabar tu sesión de juegos. El truco de “un nivel más y ya” no engaña nadie, por eso es mejor que, si ya tienes sueño u otras cosas que hacer, pares de inmediato y sigas en algún otro momento libre. ¡Sin trampas!
  • La auto-disciplina es una práctica que siempre valdrá la pena, sobre todo cuando se trata de malas costumbres. Trabaja en tu fuerza de voluntad y reflexiona profundamente sobre cuáles son tus prioridades en la vida.